Consejos higiénicos-dietéticos

Muchos de nuestros hábitos del día a día pueden no ser beneficiosos para el funcionamiento correcto de la vejiga pero podemos mejorarlo con algunas estrategias muy sencillas:

  • Consulte con su profesional médico cuando empiece a tener los primeros síntomas de IU. Siga sus consejos para corregir o controlar la incontinencia.
  • La ingesta adecuada de líquidos es fundamental     para el correcto funcionamiento del aparato urinario.     Aproximadamente un adulto requiere una ingesta de     líquidos de 6-8 vasos al día (aproximadamente de     1.500 cc a 2.000 cc), incluyendo todo tipo de bebidas     y el agua contenida en los alimentos.
  • Debe limitar la ingesta de líquidos algunas horas antes de dormir.
  • La restricción severa de líquidos para evitar los     síntomas de incontinencia, sobre todo en personas     mayores, es una práctica que produce un aumento de la concentración de la orina y puede aumentar los síntomas irritativos al orinar por irritación de la vejiga. También favorece la aparición de estreñimiento.
  • El exceso en la ingesta de líquidos produce un empeoramiento de los síntomas de incontinencia.
  • Algunos alimentos y bebidas pueden irritar la vejiga y producir un incremento en la frecuencia e incontinencia de urgencia. Algunas personas observan que al eliminar esos alimentos de su dieta mejoran los síntomas de la vejiga. Destacamos como irritantes: las comidas muy condimentadas, los cítricos y sus zumos, los productos elaborados a base de tomate, los edulcorantes artificiales y las bebidas gaseosas (incluso aquéllas sin cafeína).
  • El alcohol, además de ser un agente irritante para la vejiga, aumenta el riesgo de incontinencia debido a que la urgencia para miccionar puede ser más intensa y difícil de controlar.
  • Las bebidas con cafeína (café, té, bebidas de cola) pueden incrementar la frecuencia urinaria y producir urgencia para orinar. Incluso el café y el té descafeinado generalmente contienen pequeñas cantidades de cafeína. Están disponibles muchas variedades de infusiones de hierbas y bebidas de cereales que pueden sustituir el café. El chocolate contiene cafeína, así como algunos medicamentos que se emplean para aliviar los síntomas de dolor de cabeza, sinusitis o alergias.
  • Una de las consecuencias del hábito de fumar es la tos crónica que puede debilitar y dañar el esfínter y derivar en incontinencia. Otra consecuencia de fumar es la irritación de la vejiga por los componentes del tabaco. Por último, aumenta el riesgo de cáncer de la vejiga. Por ello, la aparición repentina de urgencia y frecuencia urinaria o sangre en la orina debe estudiarse sin demora.
  • Tener buenos hábitos de     micción significa el uso del     cuarto de baño cada 3 a 6     horas de forma regular, con un     volumen de orina no superior     de 400 a 600 cc y antes de     acostarse.
    Las personas mayores de edad     tienen una capacidad vesical     un poco más pequeña por lo     que las visitas al baño cada 2 a     3 horas son más razonables.
    La retención consciente de     orina como hábito puede con      el tiempo derivar en una vejiga     hiperdistendida al perder elasticidad y tono con el envejecimiento.
    Esto puede favorecer la aparición de infecciones y mal vaciamiento de la vejiga.
    Vaciar la vejiga con demasiada frecuencia puede disminuir a la larga la cantidad de orina que su vejiga puede almacenar sin dificultad.
    En muchos casos, el entrenamiento de la vejiga contribuye a recuperar un patrón de micción saludable.
  • Tome tiempo para orinar y vaciar la vejiga totalmente.
  • El estreñimiento crónico puede contribuir a problemas de incontinencia, urgencia e incremento en la frecuencia urinaria y un aumento del riesgo de infección del aparato urinario. Intentar incrementar la fibra en la dieta.
  • El exceso de peso se asocia con el aumento de riesgo de incontinencia. El peso excesivo ejerce presión en los músculos del suelo pelviano. La pérdida de peso puede reducir la gravedad de incontinencia o incluso curarla.
  • Si usted tiene incontinencia por esfuerzo, haga sus ejercicios de Kegel regularmente.
  • Utilice ropa cómoda.
  • Realice una adecuada higiene diaria del área urogenital.
  • En caso de utilizar pañales u otro tipo de absorbentes, cámbielos con frecuencia y evite la humedad.
  • No se automedique, ya que existen medicamentos que pueden estimular la micción (diuréticos, etc.) o disminuir o evitar la sensación de llenado vesical (sedantes, etc.) sin que usted lo sepa.