Fisiología de la micción

                    

El control de la vejiga urinaria es un proceso complejo que requiere la intervención coordinada de varios sistemas. Es necesario que muchos órganos, músculos y nervios trabajen de forma conjunta.

La mayoría del sistema de control de la            vejiga se encuentra en la pelvis,            localizada en el abdomen   entre las            caderas y por debajo del ombligo. Los            músculos del suelo pélvico sostienen el            útero (o matriz), el recto y la vejiga.

La vejiga es un músculo con forma de            globo que según se llena de orina, se relaja.        


  Al orinar,   la vejiga se contrae para   expulsar la orina hacia   el conducto, la   uretra, que dirige la orina al exterior.   Existen otros dos músculos que ayudan   al control de la vejiga: los esfínteres, que   mantienen cerrada la uretra apretándola   como si fuesen bandas elásticas.

  Cuando la vejiga se ha llenado, se   envían señales al cerebro que indican   las ganas de orinar. En el cuarto de   baño, el cerebro envía señales a todos   los músculos de la pelvis, incluidos los   esfínteres, para que se relajen y para   que se contraiga la vejiga, y así expulsar   la orina al exterior.

FASES DE LA MICCIÓN

  1. Fase de llenado y almacenamiento
    Fase de llenado: la vejiga se relaja y va aumentando de tamaño según almacena cantidades crecientes de orina. La primera sensación del deseo de orinar aparece como respuesta del sistema nervioso al estiramiento de la pared vesical cuando se han almacenado aproximadamente unos 200 cc de orina. La vejiga puede seguir llenándose hasta acumular unos 350-450 cc de orina. La capacidad de llenar y almacenar la orina de forma apropiada exige un esfínter (músculo que controla la salida de la orina desde la vejiga) funcional y un músculo de la pared de la vejiga (detrusor) estable.

    Fase de almacenamiento: El almacenamiento de la orina depende de un buen funcionamiento de la vejiga, de los tejidos musculares, del soporte del suelo pélvico y del sistema nervioso. Además, la persona necesita tener la capacidad física y psicológica de reconocer y responder de forma apropiada a la sensación del deseo de orinar.


  2. Fase de vaciado
    La fase de vaciado requiere la capacidad del músculo detrusor de la vejiga de contraerse de tal forma que fuerce la orina a salir de la vejiga. Además, el cuerpo también tiene que ser capaz de relajar el esfínter simultáneamente para permitir la salida de la orina del cuerpo.

                           

El proceso completo para orinar de forma normal (llenado-almacenamiento y vaciado) es complejo, y la capacidad de controlar la micción se puede ver alterada en diferentes fases del proceso por diferentes anomalías, lo que provoca en determinadas condiciones incontinencia urinaria.

Arriba

FACTORES PARA LA CONTINENCIA URINARIA
El control de la vejiga significa que usted orina sólo cuando quiere hacerlo. Para ello, todos los componentes del sistema deben actuar en conjunto

En la mujer la continencia urinaria va a depender básicamente de tres factores:

  1. Tener una vejiga estable, con buena capacidad de acomodación (factor vesical).
  2. Mecanismo de continencia anatómicamente normales y funcionalmente competentes, como son el cuello vesical, la uretra, músculo estriado periuretral y los músculos del piso pelviano.
  3. Integridad de la inervación autónoma y somática vésico-uretral.

La alteración de uno o varios de estos factores pueden condicionar los diferentes tipos de incontinencia urinaria.

Arriba